Raza ibérica

Solo con una meticulosa selección genética del cerdo Ibérico de Raza Ibérica podemos elaborar los productos Ibéricos mejor afinados del mundo.

EL AIRE PURO

La vegetación de Dehesas especialmente seleccionadas, contribuye a la formación de un microclima que suaviza las temperaturas, favorece una mayor humedad relativa, atenúa el efecto invernadero y purifica el aire.

 

EL AGUA CRISTALINA

El aporte de nutrientes y minerales del agua de manantial constituye uno de los principales aspectos que facilitan el desarrollo óptimo del cerdo ibérico durante los meses de montanera.

 

LA ALIMENTACIÓN NATURAL

Durante la montanera, el cerdo Ibérico Marcos Salamanca se alimenta de los recursos propios de la Dehesa. Bellotas de encinares, pastos y diversas plantas aromáticas que impregnan su carne de sutiles matices aromáticos.

 

EL EJERCICIO

Hasta alcanzar su desarrollo óptimo, nuestros cerdos Ibéricos reaslizan un contínuo ejercicio en busca de comida. Un ejercicio que contribuye a desarrollar uno de los aspectos más característicos de nuestros productos. Su Textura.

 

LA ELABORACIÓN ARTESANA

El arte de salar y curar el jamón Ibérico es una herencia gastronómica, transmitida de generación en generación, que hemos conservado y perfeccionado aplicando los últimas tecnologías.